Por favor, espere...
Por favor, espere...

TPMS: Sistema de control de presión de los neumáticos.

¿Qué es TPMS?

La sigla TPMS significa Sistema de control de presión del neumático.
Es un sistema electrónico incorporado que se utiliza para controlar la presión de los neumáticos del vehículo. Ofrece información en tiempo real a los conductores, advirtiéndoles cuando la presión de uno o más neumáticos no es la adecuada.
El TPMS cumple esta función por medio de indicadores como un medidor, una pantalla con pictogramas o una luz de advertencia en el salpicadero.

Objetivo:

La instalación de un TPMS en el vehículo garantiza una conducción segura y reduce las probabilidades de accidente en carretera. Una presión incorrecta de los neumáticos aumenta la distancia de frenado y afecta al rendimiento del vehículo en los virajes.
El TPMS impide percances indebidos a través de la pronta detección de los problemas de subinflado de los neumáticos y reduce la distancia de rodadura (frenado). En consecuencia, también reduce el desgaste de la banda de rodadura del neumático, impidiendo que pierda su adherencia en la carretera, y mejora el manejo del vehículo.
Asimismo, aumenta la eficiencia del vehículo, reduciendo el consumo de combustible derivado de una presión incorrecta del neumático. A su vez, el aumento de eficiencia tiene como resultado menores emisiones de CO2 y en consecuencia la reducción de la huella de carbono.

Ventajas:

Cualquier fallo de presión del neumático se comunica inmediatamente al conductor, que puede anticiparse a futuros problemas.
El TPMS elimina la necesidad de comprobar la presión del neumático manualmente, confiando en las señales electrónicas que transmiten inmediatamente la presencia de un nivel de presión de aire inadecuado de los neumáticos.

Normas/Legislación para equipar el vehículo con un sistema TPM:

A partir del 1 de noviembre de 2014, todos los vehículos a motor y caravanas recién matriculados en la UE deben tener instalado un sistema TPM.
Los vehículos y caravanas nuevos de todo tipo deben estar provistos de sistema TPM a partir del 1 de noviembre de 2014.

¿Cuáles son las capacidades necesarias del TPMS?

A partir de noviembre de 2014, todos los vehículos matriculados deben estar equipados con un TPMS directo o indirecto. Los vehículos que no cumplan esta orden no podrán disponer de certificado de homologación ni podrán matricularse en ningún estado miembro de la UE. De acuerdo con la normativa establecida por la UE, el TPMS debe tener las características siguientes:

  • La pérdida de presión de un solo neumático un 20% más baja que la presión operativa (Pwarm) de 1,5 bar debe provocar la emisión por parte del TPMS de una advertencia en un tiempo de 10 minutos.
    • La pérdida repentina o paulatina de presión de los cuatro neumáticos un 20% más baja que la presión operativa (Pwarm) de 1,5 bar debe provocar la emisión por parte del TPMS de una advertencia en un tiempo de 10 minutos.
    • Debe detectar una caída de presión de los neumáticos a velocidades comprendidas entre 40 km/h y la velocidad máxima.
    • Debe tener una tasa de transferencia de datos de 434 MHz.

    ¿Qué es un TPMS indirecto?

    Un TPMS indirecto utiliza los sensores del sistema de frenos antibloqueo (ABS) para aproximarse a la presión del neumático. El TPMS indirecto, o iTPMS, confía en el principio de que un neumático inflado inadecuadamente tendrá un diámetro más pequeño y, en consecuencia, una velocidad angular superior a un neumático inflado adecuadamente.
    Como su propio nombre indica, el iTPMS no mide el valor de presión directo o absoluto. Sus mediciones se refieren más bien a la velocidad de cada neumático por separado. Los últimos sistemas iTPMS utilizan eigenforms y análisis de espectro de frecuencia de la velocidad del neumático para determinar la presión de inflado. De este modo, cuando el neumático comienza a girar más rápido de lo normal, el ordenador de a bordo interpreta que se trata de un indicio de subinflado y avisa al conductor.
    El iTPMS debe reiniciarse una vez que el inflado es adecuado y se realizan las rotaciones rutinarias del neumático. Se debe conducir entre 20 y 60 minutos para que el sistema vuelva a aprender los parámetros nuevos y esté completamente activo.

    ¿Qué es un TPMS directo?

    El TPMS directo mide la presión de los neumáticos a través de sensores de presión directamente instalados en los neumáticos. Estos sensores miden la presión dentro del neumático y la transmiten al ordenador de a bordo del coche o al panel de instrumentos. Al contrario que sus equivalentes indirectos, estos sensores también miden las temperaturas dentro del neumático.
    Transmiten las presiones en tiempo real en cada lugar, tanto cuando el coche está en movimiento como cuando está aparcado. Debido a su ubicación en los neumáticos del coche, estos sensores suelen alimentarse con baterías y pueden sufrir daños. No obstante, algunos sensores se alimentan mediante sistemas de potencia inalámbrica a través de inducción electromagnética. De esta manera, se supera el ciclo de vida corto de los sensores alimentados con batería. Los sistemas de potencia inalámbrica permiten un aumento de la frecuencia de transmisión de los datos y una reducción del peso del sensor.
    El dTPMS puede instalarse interna y externamente. En caso de sistemas montados externamente, los sensores pueden estar provistos de capuchones o ser sensores en flujo. Los sensores provistos de capuchones son capuchones de válvula grande que se atornillan directamente en el vástago de válvula y deben retirarse al llenar el neumático. Sin embargo, los sensores en flujo también se ensartan en los vástagos de válvula, pero permiten que el aire fluya a través de los sensores. Por tanto, no tienen que retirarse al llenar los neumáticos de aire.
    Los sensores montados internamente se montan dentro del neumático con una cinta de metal grande que se sujeta alrededor del neumático.

    ¿Qué tipos de sensores se utilizan en los TPMS?

    Sobre la base de los equipamientos:

    Existen principalmente tres tipos de sensores TPMS:
    TPMS de válvula de abrazadera - El vástago de la válvula es parte integrante de este sensor y se monta a través de la abertura de la válvula del neumático. Está sujeto a la rueda con una arandela o tuerca de férula aparte.
    Debe observarse que las arandelas están fabricadas en un metal más blando, habitualmente aluminio, que el de los vástagos de válvula. Una vez selladas, se ajustan a la forma de las superficies contra las que están selladas. Por tanto, estas arandelas no deben reutilizarse en ningún caso una vez que se realice el mantenimiento de los sensores o de que estos se cambien.
    Las arandelas de sellado tampoco deben en ningún caso apretarse en exceso ni se debe superar su par de torsión. Si esto ocurre, podrían aparecer grietas finas en las juntas e incluso podrían estropearse el vástago de válvula y el sensor.
    TPMS de válvula de encaje - Estos sensores son prácticamente idénticos en apariencia a los TPMS sin vástagos de válvula. Estos sensores de TPMS suelen ser más largos que los vástagos de válvula y al retirar el capuchón de caucho, el sensor tiene una superficie de latón biselado en la base. Un tornillo de rosca sujeta el sensor al vástago de válvula.
    Es importante tener presente la tensión que se aplica al apretar el sensor al vástago y asegurarse también de que el vástago de válvula y el sensor estén alineados adecuadamente. Si esto no se tiene presente, el vástago podría romperse al entrar en contacto con la cabeza de montaje.
    TPMS de cinta - En el TPMS de cinta, el sensor está sujeto a una cinta de metal dentro de la llanta del neumático, y está fijado enfrente del vástago de válvula. Este tipo de sensor todavía puede encontrarse en algunos vehículos Ford.

    Sensores universales originales y programables:

    Prerrequisitos para seleccionar los sensores de los vehículos:

    1. Los sensores que se instalen debe estar previamente programados para el vehículo en el que se van a instalar.
    2. El vehículo y el sensor deben ser compatibles, es decir, no todos los sensores son compatibles con todos los vehículos.
    3. En el caso de un repuesto de neumático de verano o invierno, debe elegirse entre un sensor original previamente programado y un sensor universal no programado.

    Sensores originales - Estos sensores están previamente programados con los ajustes específicos del vehículo al que están destinados. Con la enorme variedad de sensores disponibles y una base de clientes cada vez mayor, sería necesario que los talleres tuviesen existencias de todo tipo de sensores, con un mínimo de cuatro unidades en stock en cualquier momento, de manera que se pueda abastecer a los clientes satisfactoriamente.
    Sensores universales programables - Estos sensores no están programados previamente y pueden instalarse en cualquier vehículo. No es necesario que los talleres dispongan de existencias de una variedad de sensores para satisfacer la demanda de los clientes. No obstante, los sensores programables precisan de una herramienta de programación adicional que se utiliza para calibrar el sensor atendiendo a las características del vehículo.
    Esta herramienta lee en primer lugar las características técnicas del sensor original y el neumático en el que está ubicado, y los datos recopilados pueden utilizarse posteriormente para programar el sensor nuevo con las mismas características.
    Si no hay disponibilidad de sensor original, la herramienta puede generar una ID de sensor nuevo antes de programar el sensor de acuerdo con las características necesarias.

    ¿Cómo se instalan los sensores en los neumáticos?

    Para la instalación y desinstalación de los sensores de TPMS en un coche, se precisan herramientas especiales que están disponibles en el kit de mantenimiento de TPMS. Estas herramientas garantizan que las tuercas y las válvulas se instalen con la cantidad exacta de par de torsión.
    El sensor de TPMS suele montarse dentro del neumático en una válvula de neumático determinada. En función de sus requisitos, puede elegir entre un TPMS de válvula de aluminio de abrazadera o de válvula de caucho de encaje.
    Las válvulas de encaje suelen ser más económicas que las válvulas de abrazadera, y su instalación resulta más fácil. No obstante, a velocidades altas, como cuando se superan 210 km/h, las válvulas de encaje pueden quedarse cortas en lo que respecta a la viabilidad.
    Durante un cambio de neumático o sensor, se aconseja reemplazar todos los componentes asociados, como el obús de válvula, el capuchón de válvula, la tuerca, las arandelas y las juntas.
    Cada tipo de kit de mantenimiento de sensor viene con los componentes siguientes:

    Válvula de encaje:

    1. Sensor
    2. Válvula de caucho
    3. Tornillo de par de torsión de rosca
    4. Inserto de válvula niquelado
    5. Capuchón de válvula de plástico

    Válvula de abrazadera:

    1. Válvula con carcasa de sensor moldeada
    2. Junta de caucho
    3. Perno o tuerca de férula
    4. Inserto de válvula niquelado (obús)
    5. Capuchón de válvula de plástico

    Por qué deben reemplazarse todos los componentes del kit de mantenimiento:

    • Las arandelas de metal que se han comprimido en la forma durante el sellado no pueden reutilizarse. Se reemplazan por arandelas de caucho del kit.
    • La tuerca del vástago de válvula original puede tener grietas finas o su par de torsión puede haberse superado.
    • Los obuses de válvula niquelados proporcionan mejor resistencia a la corrosión galvánica y retienen la integridad del sello primario.
    • Los nuevos capuchones de plástico impiden que la suciedad y la humedad estropeen el sensor y actúan también como sello de presión de aire secundario.
    • La tuerca de la arandela antigua puede tener grietas de tensión y no sujetará de manera efectiva las válvulas en los neumáticos.

    ¿Puedo utilizar un obús de válvula de latón con sensores de aluminio de TPMS?

    No. Un obús de válvula de latón nunca debe utilizarse con un sensor de aluminio de TPMS, pues esto podría causar una corrosión galvánica. La corrosión galvánica se produce cuando dos metales diferentes se funden uno con otro, causando daños al obús y al sensor. Un vástago de válvula corroído también interferirá con la transmisión de datos desde el TPMS a la unidad de control electrónica, lo que provocará un fallo de iluminación de la luz de advertencia del TPMS.

    ¿Cómo vuelve a aprender el vehículo los sensores nuevos?

    Una vez que se han instalado en los neumáticos los sensores nuevos del TPMS, el vehículo debe detectarlos y debe establecerse un vínculo de comunicación entre los sensores y el dispositivo de lectura. Esto garantizaría que la unidad central de procesamiento de datos del TPMS está activada siempre que se genere una ID de sensor nuevo o cuando la posición del sensor en la rueda haya cambiado.
    En función de la marca, existen tres maneras de lograr que el vehículo reconozca los sensores nuevos:

    1. Autoformación/Autoaprendizaje - Al conducir el coche durante 10 minutos a velocidades comprendidas entre 35 y 100 km/h, el vehículo lee los sensores automáticamente. La luz de advertencia del TPMS se apaga automáticamente una vez que se leen todos los sensores. Son comunes en marcas como Mercedes, Vauxhall/Opel, VW, Ford, Mazda o Hyundai.
    2. Enseñanza manual/Reaprendizaje estacionario – Se trata de un procedimiento fijo que utiliza una herramienta de activación sin tener que conducir el coche. Los procedimientos específicos pueden encontrarse en los respectivos manuales de marcas como Audi, Mercedes, BMW o Porsche.
    3. Interfaz de diagnóstico a bordo (OBD-II)/Reaprendizaje programado - Los sensores se enseñan estableciendo conexión entre ellos y la interfaz de diagnóstico a bordo en modelos como Renault, Citroen, Peugeot, Nissan, Vauxhall/Opel, Fiat o Lancia. La OBD-II se utiliza también para realizar diagnósticos cuando se enciende la luz de advertencia del TPMS.

    ¿Qué ocurre si el procedimiento de reaprendizaje del TPMS no se lleva a cabo completamente?

    Si no se completa el procedimiento de reaprendizaje del TPMS, las lecturas de la presión pueden estar equivocadas y producirse fallos en el sistema. Cada fabricante dispone de un procedimiento de reaprendizaje del TPMS fijo que debe llevarse a cabo al pie de la letra para garantizar que el TPMS funcione correctamente. Los talleres de mantenimiento del TPMS deben familiarizarse con los diversos procedimientos y deben tener a mano los kits de mantenimiento necesarios para llevar a cabo estos procedimientos.

    ¿Me afectarán las obligaciones del TPMS y cuáles son las implicaciones de este cambio?

    Si usted es propietario de una caravana o un vehículo a motor, debe cumplir las siguientes obligaciones:

  • A partir del 1 de noviembre de 2014, todos los vehículos a motor y caravanas recién matriculados en la UE deben tener instalado un sistema TPM.
  • Los vehículos y caravanas nuevos de todo tipo deben estar provistos de sistema TPM a partir del 1 de noviembre de 2014.

Ya son muchas las marcas que equipan sus coches con TPMS con anterioridad a la directiva de 2014 y, por tanto, pueden aprobar las pruebas del vehículo si sus TPMS son completamente funcionales.
Las pruebas del TPMS serán obligatorias en 2015 y los vehículos que no cumplan los requisitos serán rechazados durante las mismas.
Deshabilitar o evitar el sistema TPMS o la luz de advertencia en el vehículo será un delito una vez que entre en vigor la directiva de 2014.

¿Dónde puedo conseguir la tecnología TPMS?

La tecnología TPMS se instala al fabricar el vehículo. Si su vehículo no dispone de dicha tecnología, no estará sujeto a las obligaciones de la misma. Por tanto, no será necesario que modernice el sistema TPMS en su vehículo.
Cualquier taller que ofrezca servicios de TPMS podrá ayudarle y aconsejarle sobre las piezas de repuesto necesarias junto con su sistema TPMS, como los obuses de válvula, las arandelas, los sensores de repuesto o los kits de mantenimiento.
Nota: Dada la complejidad del TPMS, se recomienda que los cambios y demás trabajos de mantenimiento del neumático los lleve a cabo un taller profesional que disponga de la experiencia, las herramientas y los conocimientos necesarios.

¿Qué es la luz de advertencia del TPMS? ¿Qué significa?

La luz de advertencia del TPMS tiene este aspecto:

La luz de advertencia del TPMS parpadea en el salpicadero. ¿Qué hago?

La luz del TPMS se enciende al conducir: Si la luz del TPMS se enciende y permanece encendida mientras que está en carretera, significa que al menos el nivel de presión de uno de los neumáticos es bajo. Compruebe la presión de todos los neumáticos para determinar cuál de ellos está defectuoso y llenarlos de aire. La luz de advertencia del TPMS se apagará automáticamente una vez que se haya restablecido la presión correcta de todos los neumáticos.
La luz de advertencia del TPMS parpadea y deja de parpadear: Esto indica que la presión de los neumáticos se está acercando a su valor de umbral más bajo (20% por debajo del valor normal). Esto suele ocurrir cuando la presión fluctúa debido a los cambios de la temperatura ambiente. Es bueno tener la costumbre de comprobar periódicamente la presión de los neumáticos, incluidos los de repuesto, para garantizar que todos ellos tengan la presión óptima.
La luz del TPMS parpadea cuando arranca el coche y permanece encendida: Si la señal del TPMS parpadea durante aproximadamente 30 a 90 segundos al arrancar, y después permanece encendida una vez que el coche está circulando, significa que hay un fallo en el propio TPMS. Lleve el coche a su especialista en TPMS lo antes posible para que rectifique cualquier error existente en el sistema. Si el TPMS está defectuoso, como precaución adicional, compruebe la presión de los neumáticos antes de conducir.

¿Con qué frecuencia debo comprobar la presión de los neumáticos del vehículo?

Aunque con los pinchazos y demás daños los neumáticos pierden aire rápidamente, también pueden perder aire paulatinamente con el tiempo debido a los cambios de la temperatura ambiente, las condiciones de la carretera y otros factores. Por tanto, le recomendamos que compruebe los neumáticos al menos una vez al mes. No olvide comprobar también la presión de los neumáticos de repuesto, estén o no equipados con TPMS.

¿Cómo afecta la presión del neumático a la conducción y la seguridad?

Los neumáticos subinflados pueden afectar al manejo tanto en superficies húmedas como secas cuando se conduce de las maneras siguientes:

  • Derrape y ausencia de control al tomar curvas cerradas o al tomar curvas normales a alta velocidad.
  • El aquaplaning en superficies húmedas afecta a la distancia de parada y puede causar pérdida de control y derrapes.
  • Existe un aumento de posibles pinchazos que pueden provocar accidentes.

No se aconseja bajo ningún concepto conducir con neumáticos subinflados. Cuando la luz del TPMS le advierta sobre el subinflado en cualquiera de los neumáticos o en todos ellos, lleve el coche al centro de mantenimiento más cercano y rectifique los problemas existentes.

¿Qué debo hacer si aparece una advertencia del TPMS cuando estoy conduciendo y estoy en mitad de un atasco?

Si la luz del TPMS empieza a parpadear cuando está conduciendo:
Agarre bien el volante por si tiene que controlar el coche en caso de pinchazo. A continuación, aminore la marcha y salga del tráfico.
Una vez que esté seguro fuera del tráfico, mida la presión de los neumáticos comparándola con el valor recomendado utilizando un medidor de neumático. Un medidor de neumático es una herramienta estándar que se incluye en todos los kits de reparación de emergencia.
Llene los neumáticos a la presión recomendada (habitualmente especificada en el manual de propietario o en un cartel pegado en la parte inferior de la puerta lateral del conductor) o, si lo prefiere, remolque el coche al centro de mantenimiento de neumáticos más cercano y pida que le carguen los neumáticos y comprueben el TPMS (y lo arreglen).

¿Es aconsejable utilizar selladores para tapar agujeros para realizar reparaciones en neumáticos provistos de TPMS?

No. Si se ha introducido en el neumático una sustancia que no sea aire o nitrógeno, el sensor TPMS podría estropearse. Los selladores y las herramientas de reparación utilizan aerosoles que pueden ser perjudiciales para el sensor. No obstante, si ha utilizado algún sellador en sus neumáticos de TPMS, pida al mecánico de mantenimiento del TPMS que evalúe el estado del sensor del TPMS y reemplácelo si presenta algún desperfecto.

¿A qué pueden deberse los fallos del TPMS?

El TPMS puede fallar debido a cualquiera de las razones siguientes:
Batería de sensor baja: La batería de litio interna de los sensores tiene un ciclo de vida comprendido entre 4 y 7 años.
Instalación incorrecta de válvula: Los sensores del TPMS deben equiparse con obuses de válvula niquelados y nunca deben estar provistos de obuses de válvula de latón o cobre. Los obuses de válvula de latón o cobre pueden provocar corrosión galvánica, que puede causar fallos de los sensores.
Manejo y proceso de cambio del neumático inadecuado: Los neumáticos provistos de TPMS deben cambiarse utilizando algunos procedimientos basados en el tipo de sensor utilizado. Lo ideal es que estos procedimientos los lleven a cabo únicamente especialistas en TPMS. El manejo brusco e inadecuado durante los cambios rutinarios del neumático puede provocar la rotura y el deterioro de los sensores.
Par de torsión excesivo o par de torsión reducido (apriete) de los sensores: Todas las arandelas y válvulas del conjunto del TPMS deben apretarse (ajustarse su par de torsión) en la medida adecuada. Si no se aprietan adecuadamente, podría fallar el TPMS.
Fallo electrónico: El TPMS utiliza circuitos electrónicos y dispositivos que pueden funcionar mal con el tiempo.

¿El TPMS me avisa si los neumáticos están sobreinflados? ¿Los efectos del sobreinflado son parecidos a los del subinflado?

No. El TPMS está configurado para continuar funcionando solamente cuando las presiones de los neumáticos caigan al 20% de la presión óptima necesaria.
Los efectos del sobreinflado son los siguientes:

  • Conducción brusca al pasar por baches y lugares complicados en la carretera.
  • Desgaste más rápido de las bandas de rodadura del neumático, especialmente en la parte central.
  • Manejo inadecuado debido a un agarre reducido del neumático.

El coche no dispone de TPMS. ¿Tengo que instalarle uno?

No. Solamente los vehículos provistos de TPMS directos o indirectos durante la fabricación están sujetos a las obligaciones del TPMS.
Sin embargo, todos los vehículos vendidos desde 2004 vienen provistos de sistemas TPMS. Si los neumáticos no están equipados con sensores TPMS, el primer cambio llevará más tiempo y el gasto será mayor.

Mi coche tiene TPMS, pero no se ha realizado su mantenimiento en ningún taller TPMS. ¿Qué puedo esperar?

La primera vez que visite el taller de mantenimiento del TPMS, se llevarán a cabo las siguientes tareas:

  • Verificación utilizando herramientas de diagnóstico para garantizar que el sistema y los sensores del TPMS funcionen correctamente.
  • Mantenimiento o reemplazo de componentes defectuosos del sistema TPMS.
  • Reemplazo de componentes de sellado del sensor del TPMS (capuchón, obús, arandela y tuerca).
  • Preparación de los sensores del TPMS para adaptarse al ordenador del vehículo para aplicar los códigos de sensor a los neumáticos correctos.
  • Verificación final del funcionamiento del TPMS.
Buscar
Compra online de neumáticos